BANCADA DIRECTA: Marchas de la Dignidad por toda a Espanha e que se juntaram ontem em Madrid. Da Andaluzia saíu uma marcha de Malaga, passou por Roquetas de Mar e Almeria. Depois juntou-se com aquela que saíu de Granada para irem para Madrid

domingo, 23 de março de 2014

Marchas de la Dignidad por toda a Espanha e que se juntaram ontem em Madrid. Da Andaluzia saíu uma marcha de Malaga, passou por Roquetas de Mar e Almeria. Depois juntou-se com aquela que saíu de Granada para irem para Madrid

Carga policial sobre os manifestantes em Madrid. Depois dos manifestantes atirarem petardos, as autoridades responderam com uma carga policial. Há 88 feridos. 

Carga policial sobre os manifestantes em Madrid Reuters Pretendia ser uma marcha pacífica contra os cortes do Governo de Rajoy, mas terminou num confronto entre manifestantes e polícias, com 24 detidos, três deles menores, e 88 feridos, de acordo com fontes hospitalares. . 

O protesto começou às 17h (16h em Lisboa) depois das seis marchas, que há um mês partiram de diferentes zonas de Espanha, se dirigirem da estação de Atocha para a Plaza de Colón, no centro da cidade. Com o nome de 'Marcha da Dignidade', o protesto reivindicava "pão, trabalho e habitação para todos". 
La Marcha de la Dignidad toma el centro de Madrid con miles de personas 

La protesta concluyó con 24 detenidos, de ellos tres menores, y unos 88 heridos Los manifestantes llegados a pie no pasaron de 2.000 La protesta se inspira en el sindicato de Gordillo y en los campamentos de IU en Extremadura • 

A versión de la policía, que luego rebajó a 36.000 asistentes) en la capital. Las ocho marchas trataban de ser una metáfora de un malestar que recorre España. Un malestar concreto sepultado bajo números escalofriantes: casi seis millones de parados, decenas de miles de desahucios y miles de millones de recortes en gasto social. 
La marcha desembocó en manifestación. Todo discurrió de forma pacífica y planificada hasta entrada la noche, cuando elementos radicales y policías antidisturbios entraron en acción. Pasadas las nueve de la noche, ya había 24 detenidos, de los que tres eran menores. Además, los disturbios causaron 88 heridos, de los que 55 eran policías. En total, 15 personas fueron trasladadas a hospitales para una valoración, según Emergencias Madrid. 

Unos 88 heridos y 24 detenidos tras la marcha

La Marcha de la Dignidad fue pacífica hasta bien entrada la noche. Solo entonces elementos radicales y policías antidisturbios entraron en acción. Pasadas las nueve de la noche, ya había una veintena de detenidos, después de varias cargas policiales y el recibimiento a pedradas de los agentes. Casi en la medianoche la cifra se cerró en 24 detenidos, de los que tres eran menores. 

La Delegación del Gobierno informó de que a los detenidos se les acusa de resistencia y atentado a la autoridad, vandalismo y destrozos en el mobiliario urbano. Emergencias de Madrid ha informado también de que hay 88 heridos de carácter leve o muy leve, de los que 55 son policías (46 nacionales y 9 municipales) y, el resto, 33 ciudadanos que participaban en la marcha. 
Además, 15 personas han sido trasladadas a hospitales para una valoración médica. La convocatoria de la Marcha incluía tres lemas principales (“No al pago de la deuda”, “Ni un recorte más”, “Fuera los Gobiernos de la troika”). Pero de ese programa de mínimos se supo poco ayer. Palideció frente a la diversidad de reivindicaciones de las pancartas. 

“Si no luchas, pueden contigo”, protestaba Mamen Ruiz, murciana de 32 años con dos hijos y que se unió a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de su ciudad cuando vio cerca el desahucio. Virginia, de 47 años y funcionaria de Justicia se manifestaba “por las tasas, por la ley del aborto y para decirle a Gallardón que se vaya”. 

Belén Calvo, maestra, de 32 años y en paro desde hace tres, tomó un autobús en Burgos por la mañana vestida con una camiseta con la leyenda “Gamonal. Barrio vivo, barrio combativo”. “He venido porque tengo dignidad”, sentenció. En el remolino de voces decepcionadas se fundieron extrabajadores de Panrico y Coca-cola, barrenderos de Madrid, las mujeres del carbón asturiano, pequeños partidos de izquierda, miembros de las mareas antirrecortes… 

Las ocho marchas que llegaron el viernes a las proximidades de Madrid se despertaron temprano ayer. Después de un tentempié de fruta y verdura en el barrio de Vallecas, la procedente de Murcia y Valencia (que durmió en el polideportivo de Rivas Vacíamadrid) fue recibida en el centro con lágrimas, bocadillos, sopa de cocido en vasos de plástico y agua. Desde allí, unas 2.000 personas continuaron hasta Atocha. 

El sustrato de la protesta fueron las columnas de caminantes que siguieron el trazado de las seis carreteras nacionales que confluyen en la capital. Pero la verdadera materia prima de la concentración fueron los madrileños y los llegados en trenes, coches y autobuses desde todo el país. En Atocha todas las columnas se unieron en un brazo que avanzó hasta la plaza de Colón, donde se leyó un manifiesto. 
 Marcha de la Dignidad que passou aqui em Roquetas de Mar na passada quinta feira e que seguiu para Madrid

Os antecedentes das Marchas de la Dignidad. (Setembro 2013)
Los Campamentos Dignidad nacieron en Mérida con una concentración frente a una oficina de empleo que exigía la creación de 25.000 puestos públicos y una renta básica. Abrazado a estas dos reivindicaciones el movimiento fue trepando con vigor, lo que le permitió entretejerse a colectivos en expansión, como la PAH. Manuel Cañada, excoordinador general de Izquierda Unida en Extremadura y tres veces candidato a presidir la Junta, se convirtió en cabeza visible del campamento. 

Cañada, miembro de la vertiente más ortodoxa del Partido Comunista (la que en Extremadura ha rehusado pactar con el PSOE) se propuso demostrar que los parados representaban una fuente de movilización social. “Los Campamentos Dignidad somos el 15-M obrero”, ha sido una de sus consignas, insistiendo en lo fértil que resulta el clima de anarquía y pluralidad para movimientos de contestación. 

La estrategia de Cañada es un buen ejemplo de la gordillización de la izquierda del sur: el recurso a acciones de resistencia civil para hacer política fuera de los canales parlamentarios. El extremeño reconoce el ascendiente del alcalde de Marinaleda, ha participado en encierros y asaltos a supermercados, y colabora con los impulsores del modelo de okupación social de la Corrala Utopía, plataforma sevillana próxima al SAT. 
 Primeira Marcha de la Dignidad que saíu de Sevilla o ano passado em Setembro

Los Campamentos organizaron una primera Marcha Dignidad en Extremadura en septiembre de 2013. En esta fase Cañada también tendió puentes con el Frente Cívico Somos Mayoría de Julio Anguita, que ha terminado oficiando de maestro de ceremonias en los actos de presentación de la Marcha de la Dignidad.

Sem comentários:

Obrigado Pela Sua Visita !